lunes, febrero 28

Aguzando los sentidos.

Hoy Bogotá olía a domingo, a deporte, a sudor, a galletas, a sahumerio, a tierra después de la lluvia. Quizá solo fue mi impresión y olía a lo de siempre, a humo, a gasolina, a berrinche en algunos sectores, o a limpio y a recatado en otros, en todo caso, fue un especial día libre por las calles de la capital.

6 comentarios:

Santiago Iregui dijo...

Acuerdese usted Rosario que una ciudad que no huele mal está muerta. Bogotá vive entre tanto olor a muerte.

angela ramirez dijo...

mamasitaaa!!!!! me encanta leerte!
esto es solo una prueba pa ver si envia.... pero lo hablaremos personalmmnete, tengo la dicha de conocerte!

Anónimo dijo...

sentir a Bogota, sentir lo que hay dentro de ella eso es vivirla. Muy buena esta descripcion desde la nariz. Muy bueno el blog, muy bueno.

Anónimo dijo...

Muy buena la descripción de Bogotá, con sus hitos, puntos de referencia, olores, sentimientos. Es artículo es concreto y preciso.

Anónimo dijo...

Marcela Leer su descripcion de Bogota me da nostalgia campesina , a~oro a mi mal oliente y vibrante Bogota! Super este Blog Marcela

Nªti G. dijo...

Las cosas son o parecen lo que uno quiere que sean o parezcan, todo depende de las perspectiva desde la cual se miren