miércoles, noviembre 2

[decibeles+bogotanos]

sonidos nocturnos en el DCAnoche soñé que todo lo que me rodeaba en mi vida era gris. Me desperté, pero aún me quedaban algunas horas más de sueño y fue entonces cuando todo cambió. Estaba en un circo y por supuesto allí todo era de colores. Había mucha gente y con ella muchos sonidos que hacían del ambiente circense algo diferente. Pitos, campanas, platillos y más. Volví a despertar y decidí escribir algo no tan gris ni tan colorido, algo mas bien, que me hiciera recordar el sueño con los sonidos que están presentes en Bogotá [+] que DC.

Recordé por ejemplo el típico sonido del señor que vende mazamorra y que pasa todos los días bordeando la hora del almuerzo, el de los helados que no falta en cualquier parque todos los fines de semana, el insoportable (para mi) ruido que emerge de algunos carros cuando están dando reversa pi. pi. pi. pi y el estallido profundo que se desprende de otros cuando frenan (en su mayoría buses y busetas), un oppfffff que a veces asusta y otras veces hace reír.

Quien podría olvidar la campanita del camión que repartía pipetas de gas y el del carro que muy tarde en la noche llega recoger la basura. El tren de la sabana, vía Nemocón, y su habitual pufff pufff, el bullicio de la oferta y la demanda, los vendedores ambulantes y los voceadores de prensa en cada semáforo.

Los campanazos dominicales anunciando cada misa, sirenas, pitos, gritos, risas, llantos, incluso el sonido del viento que últimamente parecen intensificarse más.
Sonidos que van y vienen unos más agradables que otros.
Termino de escribir y me preparo para el sueño de esta noche. Y seguir soñando con la realidad de una ciudad que suena, una ciudad que vibra, una ciudad que es [+] que el Distrito Capital.

Cuéntanos ¿Qué sonidos recuerdas en tu querida Bogotá?

¿Ya leíste nuestra crónica sobre los sonidos urbanos en Bogotá?(extensa) (formato PDF)


Sonidos en las calles del DC

20 comentarios:

Juliana Gutiérrez dijo...

Me llevaste a la infancia. Que bonito escrito. HAce 10 años no voy a Bogotá. Aquí en Bruselas hay sonidos, pero no tan ricos y bellos con los que describes y otros que recuerdo. Que bonita ciudad que nunca más volveré a ver.

Alvaro Uribe - presidente dijo...

El ruido de las zorras cuando van rápido por las calles, se oyen los hierros, las tablas y las herraduras en el pavimento.

ckikem dijo...

Que curioso, mientras leia el post pasó el camión del gas con su "tin,tin,tin"

Se acuerdan del "Boteeya papeeell"? (porque la pronunciaciòn era con "y" , si señores). Ahora son: " se compran libros viejos y usados" o "el repuesto para la olla Esspressss", que tal "las 40 panelitas y dulce de guayaba original de Vélez por.." y "Muucha mandarina, bastaaaante mandarina por tan sólo $2.000". Aunque todos estos sonidos y anuncios hacen parte de nuestra cultura, identidad y cotidianidad, no olvidemos nuestro compromiso por una Bogotá con [-] contaminación auditiva; así que OjO con los payasos con megáfono del almuerzo ejecutivo o los ya venideros "cucos amarillos", Pilas con los Monstruos del CAR-Audio, exhostos resonantes y demás.

Se acerca la navidad y con ella,el sonido de las campanas de la tan anhelada paz y felicidad...Ding dong ding.

Patico Trejos dijo...

Cuando yo era pequeña en mi barrio pasaba un señor que lo llamabamos el flautista de hamelin. Yo no se que es lo que hacía realmente, creo que arreglaba brilladoras o aspiradoras, pero cuando sonaba y estabamos jugando en la cuadra nos escondiamos por que creiamos que nos iba a llevar a todos. Hace muchos años no volví a oir esa melodia.

Martha Saenz dijo...

su crónica: Bogotá: la ciudad del silencio a 85 decibeles.Es digna de imprimir y guardar. deberian prublicarla en algún medio. Eso sí tiene uno que otro errorcillo, mejorenla y puede aparecer en algún lado.

KiKe Niño dijo...

Si han oido la grabación de algunos "mercado moviles" que venden mercado o algo asi. No se entiende nada pero atrae al cliente

nats dijo...

quien se olvida de los sonidos de una ciudad como bogotá, cada día aparece uno nuevo que nos hace la vida un poquito mas alegre, si a alguien no le gusta el tipico pi pi pi de los carros grandes en reversa, por que no cambiarlo mejor por el de la lambada! siempre hay una mejor opcion para aquello que nos disgusta, y a quien no le guste la palabreria de los vendedores en los buses, siempre recuerde que lo pueden cambiar por musica llanera, boleros o hasta tango, definitivamente creo que se debería hacer un inventario de sonidos, hay unos agradables (o por lo menos chistosos) y otros que nos gustaria dejar a un lado.
buena esa rochi!baklactik

Caty dijo...

El silencio miedoso de la noche bogotana es muy bueno. Caminar por la septima de noche es una delicia. HAy ruido, pero el silencio se hace presente

Halber dijo...

Sonidos.... es bueno hacer el ejercicio de soñar y recordar los sonidos del pasado que en mi caso fueron determinantes en mi infancia y adolescencia... por ejemplo el sonido del despertador del reloj de gallinita a las 5:00 am (como odio madrugar), el ruido de la licuadora cuando mi mamá nos prepara las onces todas las mañanas para ir al colegio, el silbato del jefe de mi grupo scout lugar donde aprendi que la amistad si existe y sobre todo trasciende.. pero tal vez el somido que mas recuerdo y que mas me llenaba de felicidad era el rinnngggg del timbre de salir a descanso! Esos son los sonidos que mas recuerdo en mi bella Bogota, tierra que me vio nacer y me ha dado todo lo necesario para vivir.
Quiero felicitarlos por su sitio, es bueno visualmente y el contenido es super.. Por aca seguire entrando a enriquecerme con sus articulos! See you later, Halber!

Anónimo dijo...

Están volviendo los buenos tiempos a este blog. Sigo insistiendo que la actualización debería ser por los menos cada tres días.

Anónimo dijo...

DETRAS DE CADA SONIDO, UNA MEMORIA... LA MEMORIA EVOCA, PROVOCA, ACTUALIZA LOS SENTIMIENTOS Y CONDUCE AL HOMBRE HACIA LO BELLO, LO BUENO Y LO VERDADERO.

Julian Z dijo...

Ruido? ruido el que hace mi mama cuando me da cantaleta, ruido el mocoso de mi hermano que solo escucha RBD, ruido el de mi vecina costeña, ya le he mandado la policia dos veces, ruido, prefiero los ruidos de la calle que los de mi casa. me sacan de aqui por favor.

CAtalina MorA dijo...

Sonidos de Bogotá que recuerdo son el de un transformador dañado que había en la esquina de mi casa. hasta que un día estallo, nos dejo sin luz dos días y trajeron uno nuevo.

guitarman dijo...

que buen escribe, felicidades.... me gustaria ir a bogota algun dia para conocer... un saludo... salud!

ZERIC.BRO dijo...

Qué grato leer esta crónica y volver a escuchar en mi memoria los sonidos de mi Bogotá del alma. Claro, hay de todo y para todos los gustos. Todavía me falta experimentar los sonidos del Juan Amarillo y tantos otros tan originales de mi Atenas, que un conocido columnista con razón rebautizó la "Tenaz" Suramericana. Entre las tantas "tenacidades sonoras" que aún resuenan en mi mente, está una de las versiones más bellas del bolero "Niña bonita" que aplaudí hace algunos meses a un señor cantante en un bus urbano. Y, en contraste, imposible olvidar la carreta y la gritería inmisericorde del vendedor dominguero de tamales, a quien su megáfono y su jerga grotesca le atraen más madrazos y enemigos que clientes.
Y termino rememorando unos conocidos coros:
"Espectador-Tieempoooo", "Cooompro hierro, aluminio, cobre, chatarra, baterías vieeeejas" Los recuerdan?

Anónimo dijo...

sonido hermoso el del viento moviendo los eucaliptos en algunos parques de la ciudad, en muchos de ellos se siente el silencio

Veronica G. dijo...

En bogota muchas cosas suenan bien, suena bien la cultura ciudadana, suena mal que pongan cintas amarillas y palos anaranjados por toda la ciudad, suena bien haya blogs como estos, suena mal que en transmilenio la gente no haga fila y se meta como vacas al bus. Suena bien mi vida bogotana

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Mi Top 5 (a la manera de la película Alta Fidelidad empieza la grbación de los carros viejos que pasan perifoneando por los barrios vendiendo cosas, por ejemplo bocadillos y conos. Usan casi siempre usan la misma voz. Un hombre desconocido de cara pero ultra reconocido de voz que se disfruta todos los disímiles elementos que promociona. Ese es un sonido de mi ciudad.

Los otros 4 sin detalles y ya reconocidos por otros lectores

2. Botella papel
3. El Carrito de los Helados
4. La Corneta del de la mazamorra
5. "El Tiempo, El Espectador de hoy...."

Felicitaciones Rosario, el mejor post en mucho tiempo en este sitio. Da envidia de la buena (y un poquito de la mala)

Mauricio Duque Arrubla
http://enmediodelruido.blogspot.com

Carolina Torres dijo...

Un bonito momento que me hiciste recordar, era el sonido que se escuchaba cuando pasaba la Vuelta a Colombia por las avenidas principales de nuestra ciudad, a parte de emocionante, se sentía mucho orgullo por tener tantos "escarabajos" representantes de nuestro país.

Chuzógrafo dijo...

Hola Rosario

Zeric.bro me quito las letras de mis dedos. Justo cuando inicie a leer el blog recorde exactamente lo mismo que este loco.

"Tiempoooooooo, Espectador y Tieempoooo", "Cooompro hierro, aluminio, cobre, chatarra, baterias"
"Lleve la bogota juega hoy"...con su respectivo tono de lotero soprano desafinado.
"Ese ruidito caracteristico de las ruedas esferadas, para los que alcanzamos a montar en el poco sofisticado carrito esferado"
"El clasico, tambien ya mencionado, Botella papeeeeeeeellllll!!!!!"
"Tierraaaaa negra pa´ las matas" El señor era igual de negro que la tierra, pero de lo sucio que estaba.
"Lleve la patilla, la naranja, la guayaba, la mandarina, la uva, la uva chilena, lleveeeeee!!!!!

Realmente pueden haber 10.000 sonidos que representan nuestra niñez y esto me transporto muchos años atras cuando tambien era feliz, como lo soy ahora.

Bacano el Blog y tu articulo.

Chuzografo