sábado, julio 21

[+] sentido común

Hace unos días aparecía un artículo de prensa sobre los porqués del deterioro de la imagen del sistema de transporte masivo Transmilenio. Es innegable que subirse a los rojos es toda una odisea. Ya sea por el sobrecupo o por las demoras en las frecuencias o por otras razones más. Sin embargo, me gustaría imaginarme este poco eficiente sistema (que espero mejore), si sus usuarios fuéramos más ordenados y disciplinados.

No ha habido poder humano y creo que tampoco divino, que nos haga entender que es mejor para todos si dejamos salir primero, para luego entrar. Hay que ver esa lucha por ingresar como sea. ¿Filas? ¡esa palabra existe!, no faltan los que se hacen que no es con ellos y se van haciendo frente a la puerta sin importar que hay siete, ocho o hasta diez personas que si están haciendo la fila. ¿Y qué me dicen de los dueños de las puertas? No se mueven a pesar de qué el pasillo o el centro del bus esté vacio. Son sordos a las voces que les piden moverse. Siempre he sospechado de estas personas o les gusta ser estrujados o les gusta estrujar para llevarse celulares, billeteras o cualquier elemento. Claro hay momentos que ni pasillos, ni nada está vacío. Creo que por ahora lo único que funciona en cuanto a cultura ciudadana es el respeto por la silla azul. Tal vez sea por el signo y el valor que le hemos dado todos. Por eso creo que una de las grandes carencias de Transmilenio es la falta de educación ciudadana. No basta con señales informativas, no basta con informadores de Misión Bogotá. Esto tiene que ser repetitivo en muchos medios y con mucha frecuencia. La cultura Transmilenio tiene que construirse y mantenerse en el tiempo. Ejemplo claro es el Metro de Medellín, muchos años en funcionamiento y aún le repiten al usuario las normas básicas de su utilización.

Así que la administración a mejorar el sistema: necesitamos más frecuencias, más buses y más educación. Y nosotros: sentido común. Dejar salir, luego entrar y eso sí: protestar cuando la gente no cumple, la presión social funciona.

5 comentarios:

Patton dijo...

De acuerdo. La cultura y el buen uso del usuario del sistema depende de la permanente insistencia por parte del mismo para que lo respeten. Los mimos de Mockus (eso de poner en ridículo la gente) si que serían útiles aquí: la gente usaría bien el sistema así fuera por el miedo a ser ridiculizado por esos personajes. O campañas permanentes en los que se enfatice que es responsabilidad de todos.

NaNa dijo...

Hola. Un super saludo. Felicitaciones por tan excelente trabajo. Rico ver gente de la misma carrera de uno, de la misma facultad, haciendo cosas tan interesantes como este proyecto.

Halber dijo...

Si efectivamente asi es falta de sentido de comun yde repetir y repetir mas de lo mismos. No sera posible como tambien ayudar desde los colegios con alguna especie de catedra de cultura ciudadana?.. saludos.

Nicasio Guevara Laverde dijo...

Fabulosos los comentarios.Lástima que los espacios sean tan cortos.Acertado lo del sistema Transmilenio,porque entre los tumultos los ladrones y carteristas son aprovechados.
Hace falta mejor servicio policial en las estaciones porque ni se inmutan ante los llamados de auxilio.
Nicky.

martinjaramillo dijo...

Ya existen modernos, novedosos e inteligentes sistemas de transporte público masivo limpio, para solucionar los problemas de congestión y contaminación en las grandes ciudades, y son más económicos y eficientes que los sistemas convencionales.
Las medidas restrictivas como el "pico y placa" son incapacidad administrativa.
A nivel del piso no es posible solucionar los problemas de la congestión vehícular.
Consultar: http://www.sistracsa.com/presentacion.doc
E- mail: martinjaramilloperez@gmail.com
tranxrail@gmail.com