miércoles, mayo 11

Soledad DC (llamado de auxilio)

Hace unos días ando sólo por este blog. Mis compañeras de recorridos urbanos han desaparecido. Ya han pasado 10 días y nada. Esta situación está muy complicada. Bogotá [+] que DC necesita de sus letras, sus palabras y sus párrafos que, unidas a los comentarios de la gente que nos lee, se convierten en un ejercicio de construcción ciudadana.

Amigas: espero que aparezcan, espero que volvamos a disfrutar de sus escritos, de sus estilos, de su amor por esta ciudad que nos hace vibrar, llorar, reír, progresar, rabiar, etc. Esta espacio que es [-] si no están. ¡a escribir por favor!

¿y por qué una foto de aviones?...

A las lectoras y los lectores:

Cada vez que publicamos no faltan sus comentarios, algunos ácidos, otros dulces, otros mortíferos, otros llenos de vida. Unos nos hacen sonrojar, otros una sonrisa nos producen, es por ello que estamos felices de contar con ustedes. Estos espacios de opinión son para construir entre todos. Incluso en la discrepancia. No duden que sus cuestionamientos nos confrontan, nos hacen ver detalles que pasamos por alto y hacen que nuestros sentidos se agucen para pensar y escribir cada vez mejor. Sus criticas nos ponen alerta para no caer en el "síndrome de blog actualizado": publicar por publicar. Es por eso que cada día estamos buscando la forma de profundizar, de tocar otros temas y sobre todo mirar que es lo que Bogotá tiene de [+]. Att. Los tres.

7 comentarios:

investigador dijo...

esas viejas se mamaron de Bogotá y se fueron para otros rumbos. Oiga vuelvan, Bogotá es muy bacana como la escriben los tres. Por otro lado, pilas que nos tienen mal acostumbrados pues publican cada tres días... pero se están quedando.... esto es de lo mejorcito de blogscolombia.com

Juan Falla dijo...

Sus articulos son muy buenos. De cierta manera es un descanso de los periodicos y periodistas, pues la manera como ustedes presentan y opinan sobre los diferentes temas no solamente es original, sino tambien opiniones frescas y las siento propias, como si yo mismo las estuviece haciendo.

No dejen de seguir "observando" a Bogota como lo han hecho.

Álvaro Ramírez dijo...

Qué bien este blog. Pero qué bien! Después de un debate duro hace dos días por un tema tan doloroso, tan desgarrador como el asesinato en la calle de un niño/joven, al parecer motivado por su activismo político; hoy con mucha sensibilidad los escritores reiteran que todos podemos construir aquí en la discrepancia. Y que los comentarios les sirven para aguzar los apuntes.
Yo los felicito y me les quito el sombrero. Para mí ésa es la clave del "blogging" y en ése sentido ustedes están redondeando una bitácora cada vez más más arriesgada, analítica y creativa.

Hugo Barreto dijo...

veo en las estadisticas que son más de 50n personas diarias las que lee leen en promedio. Eso es mucho y dice de la permanencia que han tenido. Pilas, se queden en la cama..., a trabajar, la opción de pensar las publicaciones es clave, la mayoria de lo que han publicado es bueno, creo que nunca han caido en el "síbdrome de blog actualizado". muy bien.

Ju.rA.Lo dijo...

No sean malitas¡¡¡ compartan con nosotros sus ideas... son buenas y las extrañamos para admirarlas y asi mismo criticarlas... no puede dejar a alexin con esto que desde un inicio fue proyecto de los tres... asi que a escribir futuras periodistas¡¡¡

Paideia dijo...

Bogotá es tan grande como los cerros orientales o las localidades de Engativa y Suba. Tan amplia como las filas de personas al frente de los bancos,como sus reclamos y los decretos y ordenanzas que se discuten en el concejo distrital. Claro que, como ustedes bien lo han sabido demostrar, Bogotá es todos sus detalles, por más pequeños e insignificantes que parezcan. El agua que nos moja a todos, las materas con las que mas de uno se ha tropezado, las noticias de violencia que todos hemos oido y un gran agradecimiento para quienes le dieron a este blogg ese primer impulso que ha tomado vuelo gracias a todos.

Patton dijo...

Síndrome de final de semestre. Tendrán trabajos que entegar ... no hay afán, como van, ahí van.