lunes, junio 20

Una luz que no se apaga

Nunca me había dado cuenta de que la vida capitalina nunca se acaba y la noche en la ciudad no es sinónimo de oscuridad. Cuando la noche se instala, el corazón de nuestra capital sigue latiendo, ya no con el trajín diario de sus habitantes ni con el ruido de los carros, sino que su vida, más calmada y tranquila, sigue encendida con los colores que de ella se desprenden. Rojo, amarillo, verde, azul, violeta, rosado, café.

La noche no es gris como muchos pueden pensar, la noche es colorida, tiene reflejos, tiene imágenes, tiene vida propia. La torre Colpatria, con sus líneas de colores cambiantes, es el símbolo de una Bogotá que no duerme y que no se apaga, y en el resto de la ciudad edificios, avisos publicitarios, semáforos, alumbrado público ayudan a conservar esa llama encendida. El cielo, ese tapete que una veces es más claro que otras y unas veces está más estrellado y no tan nublado, se ilumina también, varias veces al mes, con juegos artificiales que alegran y le dan protagonismo a las noches frías bogotanas. Las pocas actividades nocturnas pueden ser un pequeño ejemplo para disfrutar y ver con otros ojos la noche capitalina, una noche colorida y no tan triste ni apagada.

11 comentarios:

Lector DC dijo...

Si la noche en Bogotá en muy chévere. claro hay lugares super miedosos, pero como en toda ciudad. Además, es muy chevere ver como a esa hora mientras unos bailan y rien, otros limpian paraderos, recogen basuras, pavimentan calles.

Juliana N. dijo...

Pues la noche complicadita en bogotá, lo bueno es que se ve más policia que de noche, eso es lo unico. El resto es ver borrachitos. Las luces es lo unico bueno

Pauli dijo...

Reapareciste!!! Que bien que así como Bogotá siempre tiene una luz encendida de día y de noche, tu tengas muchas lucecitas que te iluminen para seguir escribiendo más seguido. Un besito.

Giraldo T. dijo...

Pues si uno se la pasa en la zona rosa o en la 93 todo es maravilla. pero la noche es muy tenaz en la mayoria de la ciudad. Pero bueno, sí, la noche es chevere. Ojalá, la justicia social haga que esto sea realidad para más y más cada vez. Muy bien, por ver lo psoitivo de la ciudad: lo del agustiniano esta muy bueno. Y actualicen, con más frecuencia.

Bernardo Morillo dijo...

Hace rato que no experimento una noche en bogota.

Luis P. dijo...

Y ahora que las universidades están de vacaciones las noches son como mas tranquilas. Me gusta la rumba pero veo un problema social de cuidado el exceso de trago y las gastadera indiscrimidana de dinero. se gasta mas de lo que se tiene.

jalberto dijo...

Un blog muy chulo, saludos.
Jalberto

Anónimo dijo...

Una pequeña corrección, para que tengan más cuidado: Fuegos artificiales, no Juegos.

Pero el blog es muy chévere, sigan así.

Anónimo dijo...

Amigos, soy un chileno que tuvo la suerte vivir en su ciudad y disfrutar de su noche, aunque un poco corta por la zana_horia, no deja de ser una de las mejores que se pueda pasar latinoamérica. Existen peligros, pero no mas que en otros lados, en cualquier parte no hay que "dar papaya", pero no en cualquier parte existen el Parque de la 93 o Andres Carne de Rez, lugares que enamoran a primera vista. felicitaciones por tener una ciudad tan entretenida y por ser una gente tan buena onda.

Anónimo dijo...

Amigos, soy un chileno que tuvo la suerte vivir en su ciudad y disfrutar de su noche, aunque un poco corta por la zana_horia, no deja de ser una de las mejores que se pueda pasar en latinoamérica. Existen peligros obvio, pero no mas que en otros lados, en cualquier parte no hay que "dar papaya", pero no en cualquier parte existen el Parque de la 93 o Andres Carne de Rez, lugares que enamoran a primera vista. felicitaciones por tener una ciudad tan entretenida y por ser un pueblo tan buena onda.

Anónimo dijo...

Amigos, soy un chileno que tuvo la suerte vivir en su ciudad y disfrutar de su noche, aunque un poco corta por la zana_horia, no deja de ser una de las mejores que se pueda pasar en latinoamérica. Existen peligros obvio, pero no mas que en otros lados, en cualquier parte no hay que "dar papaya", pero no en cualquier parte existen el Parque de la 93 o Andres Carne de Rez, lugares que enamoran a primera vista. felicitaciones por tener una ciudad tan entretenida y por ser un pueblo tan buena onda.

Francisco