sábado, abril 30

Bogotá [-] patrimonio.

No se puede negar que una de las cosas bellas de las ciudades es la capacidad de tener una diversidad arquitectónica que nos permite pasearnos por los siglos y las épocas sin ningún problema.

En Bogotá la arquitectura es muy variada y tan sólo en pocas cuadras se puede pasar de un edificio alto y moderno (al mejor estilo del siglo XXI) a una casa de estilo suizo o inglés y en el centro de la ciudad a casas coloniales. Sin embargo, parece que este patrimonio no está interesando mucho a nuestra alcaldía y muchos menos a los curadores urbanos , pues si nos damos cuenta se están demoliendo estas casas para construir más edificios buscando así una mayor rentabilidad. Resulta que se dice que los impuestos de estos patrimonios arquitectónicos están demasiado altos y por eso es mejor demoler y volver a construir. Pero por otro lado, nos encontramos que edificios construidos hace no mas de 30 años (y sin ninguna característica especial) ubicados en sectores comerciales y modernos (un ejemplo es el edificio que queda al frente del colegio Gimnasio moderno sobre la carrera once) fueron declarados patrimonio cultural y arquitectónico lo que trae como consecuencia que estos propietarios sí pagan los impuestos más bajos y no los relativos al sector. Tal parece que en ni siquiera el patrimonio es respetado.

10 comentarios:

Iki dijo...

La verdad es que no se mucho del tema, pero quien decide cual es el uso que se le va a dar a la tierra, no son los curadores, sino el DAPD y el Distrito, esto queda consignado el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y en las Unidades de Planeación Zonal (UPZ)

Curador No. 4 dijo...

Por plata baila el perro. Lo de los curadores es un negocio superredondo. Por eso ellos dejan hacer y deshacer. Se acuerdan que estaban haciendo residencias (moteles) por toda la ciudad. Eso es pura plata.

Yo y mi yo dijo...

Saben qué la salvación es que esta ciudad la gobierne Moreno de Caro y que le ayude piedad cordoba. la solidez etica del primero y la honestidad de la segunda nos sacarna del hueco en que nos tiene el cuello de tortuga.

Anónimo dijo...

El barrio La Candelaria es patrimonio no solo de los bogotanos sino de todos los colombianos:Pero parece que no tiene defensores.Cuál es el papel de La Corpóración La Candelaria,ante la invasión de los bárbaros que cual Atilas modernos van arrasando lo poco bello que nos queda ?En la carrera 3a. #9-63 un "arquitecto" construyó unos unidades residenciales espantosas sin ninguna relación con el entorno arquitectónico.Ahora en la calle 9 con carrera 3a,demolieron una vieja construcción para hacer otras unidades residenciales,con la venia del curador urbano #1.No habrá una institución o un grupo cívico que defienda este sector,testigo del paso de la historia y lleno de bellos recuerdos ?Sanmi

opiniones dijo...

buenoo EN REALIDAD NO CONOZCO COLOMBIA,PERO TENGO MUCHAS SMIGAS DE BOGOTA, DE LAS CUALES SE DICE TODO, MUY CULTAS Y MUY BIEN PRAPARADAS... IMAGINO QUE ASI ES BOGAOTA.. APARTE PAPA ESTUDIO TODO SU BACHILLERATO EN PAMPLONA.,Y SIEMPRE ME HABLA MUY BIEN DE COLOMBIA.. ASI QUE??? VIVA COLOMBIA!!!

Anónimo dijo...

Podría el curador urbano #4 decirnos cuáles son los atractivos turísticos de Suba ? Ya que aprobó la construcción de 4 "Hostales" ?(que luego por arte de magia se convierten en Moteles)Sólo la decidida oposición de los habitantes de este sector impidió la construcción de otros dos "Hostales",con lo cual sumarían 6 estos negocios para atender la "inmensa" cantidad de turistas que se supone van a visitar este importante barrio, que de turístico no tiene nada.

Anónimo dijo...

La única manera de parar la invasión de mercaderes de finca raíz en los barrios tradicionales de Bogotá,es organizar grupos cívicos que ejerzan presión sobre las autoridades,como se ha hecho en Suba y se está haciendo en el Barrio la Soledad.En éste último se lograron algunas rebajas en el impuesto predial con el compromiso de no hacer modificaciones al estilo arquitectónico de las edificaciones de este tradicional sector..Pero llegó el Demagogo Mayor y ha ido desmontando estos incentivos.Hay que unirse para que éste Bárbaro no acabe con Bogotá.

Anónimo dijo...

En realidad aunque el patrimonio puede estar en un riesgo inminiente, es cierto que hay una tendencia por conservarlo, y de ahí una reacción como esta. Pero lo que en realidad es preocupante es que se declaren edificios sin ton ni son patrimonio arquitectónico. Estoy casi seguro que los impuestos son menores para este tipo de edificciones como una forma de incentivar y motivar la conservación del patrimonio arquitectónico ya que hacerlo cuesta.

Pero que edificios de medio pelo de 5 años, o que en realidad a nadie le gustan y su existencia es màs una casualidad que una añoranza nacional (asì tengan 500 años), vengan a ser nombrados patrimonio, nada màs muestra una e las debilidades de la administraciòn de Lucho Garzòn cuya administraciòn no ha dejado de ser una coladera de recursos del gobierno hacia las arcas de los funcionarios, un nido y resurgimiento de la corrupción. Desafortunadamente depositè mi voto en este personaje porque consideré que la izquierda colombiana tenía mucho que ofrecer. ¿Por qué en todos los temas que se abordan del distrito, han vuelto a existir asomos de corrupción?

Anónimo dijo...

Con respectoa los moteles, no entiendo por qué la gente se molesta tanto. Lo que sí sé es que es un perfecto lugar para esconder el amor y para desenfrenadamente dar rienda suelta a las pasiones más humanas en comp´ñía de otro ser humano. Se recurre a estos lugares en su mayoría de ocaciones porque a mamá ni a la mamá de la otra persona (a los papás tampoco) les gustaría ver este desenfreno... por eso no iríamos al motel de al lado de la casa porque sería como hacerlo frente papás (cuando se es mayor cambiese papá por esposo(a)). Pero dejemonos de mojigaterías... estoy seguro que el inquisidor de curador #4 ha asistido jovial a un festín de motel.

Anónimo dijo...

Dejen exisitr moteles, la oferta no ha igualdo a la demanda. Hace dos semanas fui y me tocó hacer fila en uno porque a los dos anteriores que había ido estaban llenos y en este me dijeron que esperara... no sé si hice bien.