sábado, marzo 19

Noche de viernes

"El ruido de la noche parecía incrementar el soplo enfurecido del viento". A lo lejos la diformidad de las luces y el deseo innato de muchos bogotanos no se hacia esperar. Unos corrian, otros solo caminaban pacientemente, comian y hablaban. Otros como yo, tiritabamos en medio del frio, mientras algunos a la luz de una vela de algun bar, en algun lugar de la ciudad, prendian un cigarrillo y tomaban una cerveza.
Una noche de viernes, de juerga, de inicio de semana santa, de "recogimiento", una noche trémula. Una noche llena de luces y gente y viento y nada. Bogotá ahí, como siempre: dispuesta a todo, llena de planes, de vibra , de amor, de dolor , de ingenuidad, de deseo, de miedo, de inseguridad, de cuerpos. La Bogotá que esperaba a las 7 de la noche, porque que a eso de las 3 de la mañana, en la capital, el silencio parecia incrementar el hálito del viento.

6 comentarios:

Oscar Pabón dijo...

Muy filosófa, demasiado. Daña su estilo cosas como "vibra de amor", me gusta como escribe, pero cuide ser muy "elevada" me gusto mas el que escribio de bogotá in_diferente

Olga Cañon dijo...

¿tremula?,¿juerga?, ¿vibra de amor? y esto de donde salio? creo que traicionas tu estilo, las anteriores tuyas estuvieron mejor, pero chevere, te seguire leyendo.Tienes una escritura muy muy interesante.

Carolina Acevedo dijo...

Bogotá en la noches es mágica, que bonita la describes. Bogotá nocturna es una invitación a caminarla, lástima que la mayoria de gente crea que solo la rumba es lo bueno de la noche

Anónimo dijo...

Ustedes tres tienen mucho futuro, sigan trabajando duro, estudiando, leyendo, observando, muy buena esta cara critica pero amable de nuestra ciudad

Jorge Barón dijo...

La noche es mágica. Bogotá también y su blog igual

Sergio Naranjo dijo...

Me gusta y me parece muy bien q te sientas orgullosa de tu Bogota y q lo expreses en este medio.
Tambien me siento muy orgulloso de ti!.