miércoles, marzo 30

Mirando para otro lado

Fácil fijarnos en los ándenes, en las alamedas, en las bibliotecas, en transmilenio y en todo lo que nos enorgullece a los bogotanos. Sin embargo, hoy es una buena oportunidad para mirar para otro lado. Mirar no las cosas sino las personas.

Mirar a los miles de ciclistas en las ciclorutas que van o vienen del lugar donde buscan el sustento de sus familias. Mirar al jóven "traqueto" que casi nos aplasta con su 4X4, detenernos en los rostros de las personas que con el cansancio del día, van colgando de las barras en los buses, ver al niño indigente que se pega al parabrisas o el joven guía de Misión Bogotá que intenta "educar" una ciudad apática. Observar a la ejecutiva joven en su "corsa evolution" que sonrie mientras espera que el semáforo cambie a verde. Miles de rostros, miles de circunstancias. Unas de ellas buenas y la mayoría no tan buenas. Rostros para llorar, rostros para reir. Vidas en abundancia, vidas en supervivencia. La realidad de una ciudad de contrastes, de desigualdad, de esperanza y de las millones de almas abriéndose paso en la vida. ¿Qué podemos hacer como ciudadanos para mejorar la calidad de vida de los otros? ¡cualquier otro!

5 comentarios:

josé dijo...

crei que nunca mas iban a escribir......

Anónimo dijo...

En realidad no me importa mucho el artìculo, no por su mal contenido ni por su poco significado, porque tan solo repase el titulo y la primera letra del final, solo quiero felicitarlo a usted, querido hermano y algo màs, personas como usted son de admirar, lo felicito mucho por estos logros ojala que no queden solo aqui, la salle y muchos siguen esperando mucho de usted.

María Angélica dijo...

Me parece que todos en Bogotá podriamos hacer con pequeños detalles que el otro se sintiera bien, dandole paso a la gente (caminando y en carro), saludando, dando el puesto, haciendo bromas (cuando se vea la posibilidad), no viendo al otro como enemigo, sino como un desconocido. Claro, es difìcil, pero con pequeños detalles esto puede mejorar. Que bueno que volvieron a escribir, que sean cada vez más y más seguidos.

Anónimo dijo...

Felicitaciones chato. No es facil captar el espiritu humano detras de una ciudad que es de todos y de nadie. Animo.

Juliana Soto dijo...

que niños tan hermosos! la cara de Bogota puede ser mejor, como la de los niños: sonrientes y llenos de vida. Muy buena esta pagina, actualicen mas seguido. Bogota indiferente me gusto mucho.