viernes, agosto 11

Ciudad [+] feliz, habitantes [+] tristes

Una urbe como la nuestra que entendió que era una ciudad desde hace muy poco, dónde la palabra planeación empieza a conocerse y donde los problemas sociales del país se van convirtiendo en su posibilidad de crecimiento (desplazamiento, crisis del agro, etc) difícilmente podría llamarse feliz. Creo que Bogotá como organización o acaso desorganización social es una capital feliz con millones de habitantes tristes.


Ciudad feliz por que tiene una oferta cultural importante, habitantes tristes por que con hambre no es fácil disfrutar de un concierto gratuito, de una biblioteca hermosa o de un carnaval donde la fiesta es temporal. Ciudad feliz por que su cielo azul aún se puede mirar y el aire aún es "respirable", habitantes tristes por que miles (sobretodo niños y niñas) mueren de infecciones respiratorias. Ciudad feliz por que la infraestructura urbana es cada día mejor: alamedas, ciclorutas, senderos peatonales, parques; habitantes tristes porque todo esto se disfruta con el temor a ser atracado, violado o herido. Ciudad feliz por que hay decenas de centros comerciales donde la estética y la moda le ponen una cara amable al cemento, habitante tristes por que todo se reduce a mirar: no hay dinero para comprar y el “paseo” al centro comercial es una autoflagelación sobretodo si el niño dice: “papá cómprame” Ciudad feliz por que creemos que Bogotá es lo bonito que cada día recorremos de ella, habitantes tristes por que los verdaderos problemas sociales son cosa de barrios que no conocemos y pocos se interesan por conocer.

Bogotá ciudad de contrastes, de historias gloriosas en medio de la miseria. Ciudad de carros lujosos y limpiavidrios en cada esquina, ciudad de rumba y llanto, ciudad donde el Ipod y la aguapanela conviven y donde ninguno de los dos se cruzan. Donde vivir para muchos es sobrevivir, pero donde parece ninguno se quiere dar por vencido y donde el rebusque, la opulencia y la alegría hacen que Bogotá sea [+] que DC: ¡un vividero muy bueno! Ojala cada vez para [+] y [+] habitantes.

Pregunta: ¿dónde está la platica que hemos pagado para la reposición del transporte público? Mañana sábado jornada de resistencia civil

8 comentarios:

Natalia Duque dijo...

poco a poco les voy creyendo este nuevo lanzamiento. Veo que están escribiendo frecuentemente y con calidad. Me gusta mucho esos contrastes que hiciste. El ideal es que todos seamos felices, difícil pero si todos trabajamos en eso lo lograremos

Carlos Niño dijo...

La idiosincracia del Colombiano es ser feliz. Y eso se nota que no nos hemos acabado a pesar de tantas vainas que pasan por aquí. Me gusta estos post que no esconden la realidad pero son optimistas, esto es lo que necesitamos en colombia.

Luisa Mejia dijo...

Una ciudad rica con habitantes pobres. Aqui los de las camionetas, los de la 93 y los de los restaurantes caros son muy pocos... el resto estamos al día, al buscar, y esos nos les interesa el resto de la ciudad.

yoymimismo dijo...

Primero, gracias por pasar por mi blog que también en made in Bogotá...

Sobre la alegría y la tristeza, no dijo acaso Khalil Gibrán que son gemelas y beben en el mismo vaso...?

Abrazos,

Isaac

aristóteles dijo...

Una sociedad desigual con sonrisas al norte y al sur. Con indeferencia y silencio. Con un luchar solitario y un ideal constante. Bogota se construye en medio de millones de historias. Que bien que salgan artículos como esté que son lo mismo que pensamos muchos pero escritos con gracia y calidad.

Anónimo dijo...

La desigualdad no consiste sólo en la inequitativa distribución de la riqueza. Así como hay más pesos al norte y abunda en el sur la escasez de este vil metal, existe otra desigualdad y es la abundancia de valores, que uno encuentra en las barriadas, en juntas de ación comunal, en mingas comunitarias, donde la solidaridad y el compartir brotan a flor de piel en las calles polvorientas... pero se esconden en los sótanos de conjuntos cerrados como sus dueños.

doppiafila dijo...

Hola Alex, tambien me gustó el tono "realistico" de tu post: creo que una contribución real a la ciudad se puede dar solo arrancando del reconoocimiento de su situacion real (y no de elegìas romanticas e idealisticas que hacen parecer Bogotá al paraìso en tierra..). dicho esto, me pregunto en base a que afirmas que Bogotá "tiene una oferta cultural importante (de las mayores de América Latina)". Mi opininiòn es que la oferta cultural de Bogotà es mínima, y seguramente no a la altura de la capital (de 7 millones de hab.) de un paìs (de 4 millones).
No se puede comparar con San Pablo, Rio de Janeiro, Buenos Aires, Ciudad de México, y posiblmente estè en ñas ligas de Lima, Santiago y Quito.
La questiòn - de todas formas - no es que tan altos estamos en el ranking, sino si la oferta cultural es suficiente: y me temo que la respuesta es "no" - sin duda.
Saludfos, Doppiafila

Joaquín dijo...

Gracias por contarnos la tristeza de los bogoteños. Con este blog podemos pensar en vosotros.

Saludos desde Sevilla, España