viernes, agosto 18

[+] memoria

Hoy nos salimos de nuestra temática. Hoy Bogotá no es el centro. El 18 de agosto de 1989 en el municipio de Soacha – Cundinamarca asesinaron a Luís Carlos Galán Sarmiento. Uno de tantos, uno de miles (se acuerdan todos los muertos de la Unión patriotica) En Colombia estamos matando la esperanza desde que soñamos con ser un país por allá en 1819. Nos matamos por ser liberales o conservadores, nos matamos por ser católicos o por ser ateos, nos matamos por ser de izquierda o de derecha, nos matamos por ser de Millonarios por ser de Santa Fe, somos astutos para buscar motivos para eliminar al otro.

Hoy muchos recuerdan a Galán, otros tenemos un recuerdo vago de él y a las nuevas generaciones les dice poco. Miles colombianos valiosos han muerto, unos famosos otros anónimos: ¿Cuántos muertos nos faltan? Seguramente muchos más, pero los que quedamos qué estamos haciendo. No se trata de grandes, valerosas o estruendosas acciones. Se trata de actitud frente a la vida y a nuestra actitud política y social.

Renovación: ahora o nunca, decía uno de los afiches de Galán. ¿Cuándo será el ahora? ¿Acaso nunca? Silencio, silencio, silencio. ¡NO MÁS! memoria, galán, asesinatos colombia, crimenes políticos

6 comentarios:

Lilia Porras dijo...

Cuando la memoria de esconde el futuro es incierto. No olvidar. No olvidar para actuar.

GUAGUAU dijo...

SI SILENCIO SILENCIO NO MAS.............
ABRAZO VIRTUAL

Anónimo dijo...

La muerte de Galán caló hondo en las generaciones que la vivieron, porque Galán era una figura pública política.
Pero hubo una muerte cuyo aniversario también se celebró, y caló hondo porque de una u otra manera representaba al pueblo desde sus raíces más hondas.
Dios guarde a Jaime Garzón.

Gonzalo Orduz dijo...

Tantas muertes y tanto silencio. Tantas muertes y tantas "investigaciones" exahustivas. Tanta impunidad. No olvidar compañeros no olvidar

DaROoZTa dijo...

Mi minuto de silencio por un gran hombre. Mi vida de indignación por un acto de odio infinito.

hdiego dijo...

Cuantas personas han sido asesinadas en este país y los motivos siguen en la oscuridad. La impunidad define nuestro sistema judicial. ¿Hasta cuando?